GOOGLE Y YAHOO DEBERÁN PAGAR $100.000 A RECONOCIDA CANTANTE POR DAÑO MORAL.(IPROFESIONAL.COM)

En otro ejemplo de cómo la Justicia comenzó a poner un freno a la divulgación de información íntima y ofensiva, un tribunal condenó a los populares buscadores a desembolsar $50.000 cada uno por la utilización indebida de la imagen de la ex Bandana Virginia Da Cunha. La Justicia condenó a Yahoo y a Google a indemizar a la ex Bandana Virginia Da Cunha por un monto de $100.000, que deberá ser afrontado por ambos en partes iguales. La resolución, que todavía no fue notificada y a la que iProfesional.com tuvo acceso, justificó la sanción en base al daño moral que sufrió la cantante por la divulgación de su imagen en sitios de contenido pornográfico.


No se trata de un caso aislado, sino que se suma al centenar de fallos que han comenzado a limitar la libertad de los buscadores al momento de publicar y divulgar los datos personales, tanto de figuras públicas como de las personas no conocidas. Para más información sobre las sentencias que ponen un freno a Yahoo y Google en la difusión de datos personales hacer click aquí.

Es que tanto desde tribunales como desde las pasarelas, el reclamo de particulares que ansían ser borrados de los buscadores de Internet, ya sea porque la información los perjudica en su honor, o porque se realiza un uso no autorizado de su imagen, es cada vez más insistente y, quizás por eso, más atendido por la Justicia.

Ya hay más de 80 jueces que se han expedido a favor de las personas afectadas acorralando a los populares sitios con sanciones que se hacen sentir, como el embargo preventivo por $746.000 impuesto a Google en abril pasado, a raíz de una demanda iniciada por la modelo Carolina Gimbutas de la agencia de Pancho Dotto.

El abogado que defendió a Da Cunha frente a Google y Yahoo, Gustavo Tanús, reconoció a este medio que esperaban que la condena de la jueza Virginia Simari, titular del Juzgado Nacional en lo Civil Nº 75, contemplara además el daño material sufrido por la modelo, o sea que se tomara en cuenta la pérdida de eventuales ganacias al no recibir ningún crédito por aparecer en los sitios virtuales.

"Creo que lo que hace esta sentencia es reconocer el gran daño que se le puede causar a una persona por difundir indiscriminada e irresponsablemente todo tipo de contenido que se encuentra en Internet, escudándose en la libertad de expresión, sin advertir que no se tratan de derechos absolutos y que hay que ejercerlos con responsabilidad y asumir los riesgos derivados de ello", opinó Tanús, que ha llevado más de 120 casos en contra de los gigantes virtuales.

"Si bien estamos conformes con el fallo, entendemos que debería haberse hecho lugar al reclamo por daño material, analizando la implicancia de la Ley 11.723 de Propiedad Intelectual en el tema y el contenido patrimonial que en determinado tipo de personas tiene su imagen", se quejó el experto en protección de datos personales.

El caso "Da Cunha Virginia c/ Yahoo Argentina s/daños y perjuicios" (ver fallo completo) ordena en su resolución: "la eliminación de las vinculaciones entre los buscadores de Yahoo de Argentina, Google y los sitios de contenido sexual, erótico y/o pornográfico que contengan el nombre, imagen y fotografías de Virginia Da Cunha".

Google apelaría el fallo
Juan Pablo Bonfico, abogado del estudio Pérez Alati, representante de Google en la causa iniciada por la ex Bandana, indicó a Infobae.com que el fallo hace “responsables a Google y Yahoo! de daño moral por permitir que se vincule a Da Cunha con sitios porno. Y rechaza una segunda parte del reclamo, referida al daño material por la aparición de imágenes de ella en los buscadores de imágenes”.

El fallo “considera que la aparición no es un uso comercial de la imagen” de Da Cunha.

Bonfico explicó “esta sentencia es de primera instancia y seguramente la vamos a apelar. La actora no sé, pero como le rechazaron la mitad de la demanda entiendo que también”.

La sentencia fue dictada ayer, por lo que “estamos estudiando los argumentos, pero a simple vista no estamos de acuerdo con varios puntos”.

En ese sentido, Bonfico mencionó que el fallo “dio preponderancia a la inclusión (de Da Cunha) en esos sitios. Nosotros somos un intermediario, que informa ciertos resultados. Ahí entendemos que hay una aplicación incorrecta del Derecho”.

Y se mostró confiado en la evolución de este tipo de demandas a medida que se cree jurisprudencia. “El criterio original en las medidas cautelares era sólo escuchar a la parte actora. Pasó mucho tiempo hasta que se modificó. Por ello creemos que esto es el inicio de otro largo camino”.

Casos famosos y polémicos
Hace pocos meses un fallo favoreció a Google y Yahoo, haciendo oídos sordos al pedido de la jueza María Romilda Servini de Cubría para que se retiren ciertos datos críticos hacia su persona. Sin embargo, esto no es lo que sucede en la mayoría de los casos. Las 120 sentencias que se han puesto del lado del particular lo demuestran.

Sin ir más lejos, los buscadores sufrieron el peso de la ley a partir de la resolución una de las salas de la Cámara civil, que hizo lugar al pedido de la modelo Valeria Mazza para que su imagen sea suprimida de los buscadores de Internet.

Los camaristas entendieron en “Mazza, Valeria Raquel c/ Yahoo de Argentina S.R.L. y otro s/ medidas precautorias” que era procedente la medida destinada a la reparación de los daños y perjuicios por el uso no autorizado de su imagen.

En un anterior reclamo, la modelo había solicitado ser excluída de páginas de Internet con contenido erótico, pornográfico o de servicios de acompañantes. En el fallo citado, Mazza pretendió que sea resguardada su imagen, persiguiendo de los buscadores demandados el cese del uso de su imagen y fotografía.

Ante la pregunta sobre la postura de Yahoo frente al pedido del particular de borrar ciertos datos personales que menoscaban su derecho a la intimidad o que lo perjudican en su vida profesional, la respuesta de su director general en la Argentina, Alejandro Fishman, fue “el libre acceso a la información”.

Para Fishman, “los buscadores de Internet facilitan el acceso de manera plural y este tipo de acciones pretenden limitarlo. Es por ello que las consideramos contrarias a la libertad de circulación de contenidos a través de la web”.

El director argentino del buscador aclaró que la posición es igual para un funcionario público, como lo es Servini de Cubría, para una modelo o un particular.

“Nuestra postura es la misma, de hecho, es sabido que las personas públicas y más aun los funcionarios, tienen un velo de protección todavía menor al de cualquier otro individuo por el cargo que ocupan y por el derecho que tenemos los ciudadanos de contar con información sobre estas personas”, se explayó Fishman.

En el caso Servini de Cubría, la decisión judicial bendijo a los gigantes de Internet porque el reclamo provino de una funcionaria y la información que aparecía en la web tenía que ver con su actividad pública y su trabajo.

Tanto el abogado de Google, Juan Pablo Bonfico, socio de Perez Alati, Grondona, Benites, Arntsen & Martinez de Hoz (h.), como el que defendió a la magistrada, Gustavo Tanús, coincidieron en este punto respecto del cual la sentencia fue más que clara.

El caso de Servini de Cubría “no es equiparable al de artistas y modelos, cuya situación mereció una respuesta diferente de esta sala, ante imágenes publicadas en Internet en las que, inclusive, sus nombres y dichas imágenes eran empleados en sitios de contenido sexual”, aclaró en aquella resolución.

Cómo enfrentar a los gigantes
Pero, ¿cuáles son los pasos para dar de baja datos personales perjudiciales? Tanús -el defensor de la ex Bandana y experto en derecho informático- junto a Martín Leguizamón –abogado de agencias de modelos y especialista en derecho a la imagen y propiedad intelectual- son los referentes al momento de encarar a los gigantes de Internet para que quiten aquella información, que pudiera resultar ofensiva, de las páginas de búsqueda.

El primer caso les llegó en 2006 y, desde entonces, no paran de recibir quejas sobre la multiplicación de datos falsos y dañinos y el uso de imagen sin el consentimiento del dueño, que aparecen al alcance de la mano de la comunidad cibernética, gracias a los buscadores a los que nada se les escapa.

Hoy la codiciada cartera de clientes de Leguizamón- Tanús incluye a figuras como Valeria Mazza, Diego Armando Maradona, Susana Giménez, Paola Krum e Isabel Macedo, modelos como Nicole Neumann, Sofía Zámolo, Julieta Prandi y hasta la jueza María Servini de Cubría.

Tanús, que se describió como la “pata informática” del ya consolidado dúo, detalló los pasos a seguir si uno se encuentra con que en dichos buscadores aparecen datos ofensivos o que hay un uso de imagen no autorizado.

Soluciones prácticas y legales
La información ofensiva puede estar publicada en el portal de un diario reconocido, en un blog ignoto o puede suceder que la página haya borrado la misma y el buscador siga mostrando el estado anterior.

“En primer lugar, lo mejor es enviar una carta documento al portal, blog o página –si es que puede ser identificado- y al buscador de manera simultánea”, recomendó Tanús.

“Lo que sucede muchas veces es que el blog borra la información, ante el pedido del afectado, y Google la sigue ofreciendo en las búsquedas”, se quejó.

En este caso, hay que llevar el reclamo a la Justicia, que en la mayoría de los casos ha prestado atención a los cientos de particulares ofendidos por la enorme e inmanejable marea de información que circula en la web sin control y a un clik de distancia de todos.

“Si intimo a censurar la información y no responden, pido una medida cautelar que es el procedimiento más rápido para que cese el daño que me están provocando desde el buscador”, puntualizó el defensor de modelos que calcula que esta medida se resuelve en menos de quince días.

En esa línea, Facundo Malaureille Peltzer, del Estudio Salvochea Abogados, se hizo una pregunta: ¿Por qué los dos buscadores más conocidos han adoptado criterios tan opuestos en estos casos?

"Google sigue adelante con la publicación cuestionada, a pesar de la orden judicial en contra; en cambio, Yahoo la acata de inmediato e incorpora un texto donde explica que no puede mostrar ese link porque existe una medida judicial que así lo impide", comparó Malaureille Peltzer.

Al hacerle esta misma pregunta al director de Yahoo en Argentina, él respondió: "La política de Yahoo es acatar los fallos y resoluciones de las autoridades competentes de la Justicia Argentina".

Para Malaureille Peltzer, experto en derecho informático, la estrategia de los ofendidos es involucrar a los grandes buscadores porque sus domicilios son conocidos y son fáciles de ubicar.

"Obligar al particular a citar a sitio por sitio sería ponerlo en una situación de indefensión", opinó.

Google también se defiende
Bien lejos de la postura de Tanús, está la de Bonfico, el paladín del coloso cibernético que tiene la respuesta lista ante cada inquietud.

Bonfico señaló que el reclamo tiene que llegar hasta quien lo publicó porque él está en condiciones de defender su derecho a divulgar esa información.

“En mi experiencia, no son tantos los blogs o sitios que no pueden ser localizados”, apuntó, y agregó que casi todos describen la forma de contactar a sus responsables e, incluso, antes de tener que iniciar un reclamo formal, se debe intentar el contacto por e-mail para solicitar que se elimine la información objetada.

“Muchos hacen caso de estos reclamos ya que no desean verse envueltos en ellos. Aún en un caso de falta absoluta de información de contacto, a través del rastreo de la IP desde la cual se suben datos al sitio, se puede dar con la ubicación física de la computadora desde la que se alimenta el blog”, propuso Bonfico.

“Siempre son más los que se pueden llegar a conocer, que los que no”, distinguió.

Lo que repitió y quiso dejar en claro es que jurídicamente a Google no le corresponde analizar los contenidos, y brindó este ejemplo: “Es como pedirle a la Biblioteca Nacional que seleccione qué libros son propicios para que la gente los lea y cuáles no, de acuerdo a la autoridad de turno”.

“Google es un fichero de una gran biblioteca que es Internet, ayuda a encontrar información, pero no le corresponde emitir juicios de valor sobre esa información, mucho menos preventivamente", destacó.

En la misma línea, Fishman explicó: “Los reclamos que un particular tuviera por la existencia de cierto tipo de información en Internet debe hacerlos directamente al sitio que generó dicho contenido”.
De lo contrario, agregó el director de Yahoo Argentina, se le estaría pidiendo al buscador que cumpla con un rol de juez que no le corresponde.

“Yahoo como buscador no debería ser puesto en el lugar de decidir si uno u otro contenido es lícito o ilícito, dañino o benévolo, ético o inmoral. Ponerlo en tal lugar implicaría ir contra el principio básico de la libre circulación de contenidos a través de Internet y, además, eventualmente debería ser la justicia quien realice tales consideraciones quien, en este caso, entendió y acogió nuestra apelación”, dijo en referencia al fallo “Servini de Cubría”.

Victoria Perez Zabala
Fuente: www.iProfesional.com
0