Polémicas por las Bases de Datos Personales.

Quienes sean titulares de ese tipo de archivos tienen la obligación de anotarse en un registro oficial. Si no lo hacen, pueden ser sancionados con multas. LO PÚBLICO Y LO PERSONAL. Distintos criterios para proteger información sensible. Nota publicada "EL CIUDADANO" en la fecha 5/6/06 Desde el 1º de mayo, los titulares de bases de datos privadas no inscriptos en la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales pueden ser sancionados con elevadas multas por el organismo, que depende del Ministerio de Justicia de la Nación. El objetivo es preservar la inclusión de información personal en registros no públicos, ya que el control de esa información es un derecho humano. El especialista en derecho informático Gonzalo Jeangeorges cree, en cambio, que la ley de hábeas data (sancionada hace seis años) no es clara en cuánto a qué tipo de bases de datos deben anotarse en la Dirección y sostuvo que ésta, creada en 2001 por decreto, adoptó un criterio demasiado amplio. Lo cual tiene implicancias económicas para los titulares, ya que la inscripción supone un costo anual mínimo de 300 pesos para quienes acumulen en sus archivos más de cinco mil informaciones personales. Con el agravante de que el organismo nacional sólo funciona en Capital Federal, pues carece de delegaciones en el interior del país. “Deberían registrarse sólo las bases que pueden proveer informes a terceros, siguiendo el espíritu de la Constitución nacional; de lo contrario, el criterio es muy amplio”, opinó el abogado. Las bases ilegales podrán ser multadas, si la infracción es detectada por la autoridad de aplicación, con un mínimo de mil pesos, apuntó Jeangeorges. Actualmente hay unas 28 mil bases privadas inscriptas, continuó el letrado, además docente de derecho informático en la facultad de Abogacía de la UNR. Las primeras en anotarse fueron las empresas de información crediticia, al estilo de Veraz. La normativa es amplia: también comprende a las bases de datos de clientes, de proveedores, de personal y de marketing, las más conocidas (incluso se ofrecen por internet a sólo 50 pesos). Quienes incumplan la inscripción, requisito de licitud establecido por la ley de hábeas data que sólo excluye a bases de datos particulares de uso personal, pueden tener además consecuencias administrativas, como las mencionadas multas, responsabilidades civiles y penales. La página web del Ministerio de Justicia (www.jus.gov.ar/datospersonales) explica que gracias a la creación del Registro de la Dirección Nacional todos podrán conocer qué información maneja cada base de datos y quién es su responsable. Ese Registro, de acceso público y gratuito, no computa los contenidos de las bases y archivos privados pero permite a los ciudadanos iniciar acciones ante quien corresponda para verificar, corregir o pedir que se supriman sus datos sensibles. Oficialmente se admite que el criterio de interpretación de los “bancos de datos destinados a proveer informes” es amplio, “dado que el tratamiento implica un riesgo susceptible de causar un perjuicio al titular del dato”. Y, “al ser el derecho a controlar la información personal un derecho humano, debe interpretarse a favor de las personas”. Precisamente la ley de hábeas data fue creada para proteger los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos u otros medios técnicos de tratamiento de datos, sean éstos públicos, o privados destinados a dar informes, para garantizar el derecho al honor y a la intimidad y el acceso a la información, según el artículo 1º de la norma. Fuente: DIARIO "EL CIUDADANO" URL:http://archivo-elciudadano.com.ar/05-06-2006/ciudad/bd.php Fecha: Rosario - Lunes 5 de junio de 2006
0