A prisión 30 días por difundir en Internet fotos de pedofilia (LANACION.COM.AR)

El acusado está casado, es padre de dos hijos y es empleado administrativo en dos universidades.
Está casado y es padre de dos hijos. Hasta su detención, trabajaba como empleado administrativo de una universidad pública y de otra privada. Se lo acusa de ofrecer y recibir por Internet fotografías de menores en situación de sexo explícito. En las últimas horas, una jueza ordenó su prisión preventiva durante 30 días.
Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. La resolución fue firmada por la jueza en lo Penal, Contravencional y de Faltas porteña Carla Cavaliere, después de una pesquisa de dos años de la Unidad de Investigaciones Complejas del Ministerio Público porteño.
Si el detenido, cuya identidad no fue difundida, es encontrado culpable, puede recibir una pena de entre seis meses y cuatro años de prisión.
Fuentes judiciales informaron a LA NACION que una de las hipótesis que analizan los investigadores del caso es si el sospechoso, además de recibir y ofrecer pornografía, era productor de las imágenes que se difundían por Internet.
"No está descartado que el imputado sea una de las personas que aparece en las imágenes fotográficas teniendo sexo con menores", sostuvo una calificada fuente del caso.
La investigación comenzó hace dos años, cuando personal de la Policía Metropolitana, encargado de relevar blogs y otras páginas de Internet sospechosos de tráfico de pedofilia, descubrieron unos correos electrónicos extraños.
Según informaron fuentes del caso, desde una cuenta de correo electrónico que comenzaba con la unión de las palabras lobo y feroz, una persona enviaba y recibía fotografías pornográficas donde se podía observar a menores de edad.
La cuenta de correo electrónico sospechosa había sido creada en 2004. Según pudo saber LA NACION, en el Ministerio Público porteño había malestar porque los allanamientos que habían solicitado hace más de un año y medio sólo fueron autorizados las últimas semanas.
Desde una paciente investigación, la Policía Metropolitana y los fiscales porteños pudieron identificar a la persona que utilizaba la cuenta de correo electrónico sospechosa. "Los lugares donde se conectaba la cuenta loboferoz [sic] coincidían con los horarios laborales, la casa y el cyber situado cerca de la casa del sospechoso", informó una fuente judicial.
En la audiencia donde se ordenó la prisión preventiva del acusado, el Ministerio Público porteño estuvo representado por el fiscal Walter López.
"Muchos delincuentes utilizan blogs con textos o dibujos eróticos para hacer los contactos y comenzar a traficar imágenes pornográficas", dijo una fuente judicial.

DIFICULTADES

La fiscal de Cámara Verónica Guagnino explicó: "Desde el punto de vista de la recolección de las pruebas, la pedofilia es un delito muy complejo. Es muy difícil hacer el seguimiento de la información. Las direcciones no siempre son fijas, son móviles. Uno sabe que el sospechoso mandó el mail, pero no conocemos desde qué dirección de IP se mandó el e-mail". Es como buscar una aguja en un pajar".
Para  Guagnino, las dificultades no sólo están en la búsqueda de las pruebas. "Hay mucho dolor en las víctimas de este delito, mucha enfermedad en los autores de este flagelo y mucho dinero detrás. Además, todavía hay una visión muy machista que le cuesta ver esta realidad", sostuvo la fiscal
Autora: Por  
Fecha: 18/09/2013

A
0