Reflexiones de derecho informático - DERECHO A OLVIDAR Y SER OLVIDADOS Autor: Guillermo Zamora (ELDERECHOINFORMATICO.COM)


Internet, podría estar vivo, porque crece, muta, se expande, se contrae, Internet, tiene memoria, no olvida ylo que es peor la gente que lo usa tampoco....-


Recuerdan cuando conectarse demoraba una eternidad, cuando tener una computadora decente era para unos pocos, cuando eran/mos jóvenes (no tanto) y la vida pasaba por los amigos reales y no los miles de inventados, cuando su vida y sus datos eran sólo suyos y de unos pocos elegidos por ustedes, se acuerdan cuando para guardar sus recuerdos sólo bastaba un diario íntimo con candado..., bueno, lamento decirles que algunas cosas han cambiado.-
Allá por febrero del 2011, Twitter fue uno de los primeros en ser duramente cuestionado por tomar datos del listado de contactos del iPhone, bien, la red social del pajarito no ha quedado sola, incluso puede decirse sin temor a errarle que lo suyo ha sido hasta inocente, ¿y porque inocente? Porque hay otros que no voy a nombrar (Facebook) que rastrea los sitios web que sus usuarios y no usuarios visitan, y porque también otros que no voy a nombrar (Google) se toma la “molestia” de guardar, todo aquello que toquen los navegantes de cualquiera de sus múltiples y útiles aplicaciones. La información recopilada, forma parte de (y con esto no digo nada nuevo) enormes y múltiples bases de datos que al ser cruzadas puedan tirar más y mejor información que cualquiera de la que pueda tener acceso cualquiera de las grandes agencias de inteligencia del mundo, y no es poco decir, llegado a este extremo creo que la pregunta mágica es. ¿Estos sitios que no nombro (Google, Facebook, Twitter etc.), saben demasiado?.-

Dependiendo del cristal con que se mire, algunos piensan que si (que saben demasiado), otros piensan que no lo suficiente, es decir, como en todo, están las dos bibliotecas, la que quiere limitar el uso comercial de los datos privados (lo cual no está nada mal por cierto) y la que sostiene que es la única forma de sustentar los enormes servicios “gratuitos” que nos brindan estas empresas (y no es tan errado). La Unión Europea redactó en el 2012 regulaciones en materia de privacidad que se denominaron como el "derecho a ser olvidado", estableciendo que "los datos personales deben ser borrados y ya no ser procesados, tanto aquellos que ya no son necesarios como aquellos en que los interesados han retirado su consentimiento para el procesamiento".-
Siguiendo con el criterio de las dos bibliotecas, están los que piensan que esto no sólo es impracticable sino que es un peligro para la seguridad nacional, que financieramente es inviable, o incluso que es ir contra la libertad de expresión. Aquí en Argentina el derecho a ser olvidado tiene algunos antecedentes interesantes en materia jurisprudencial (interesante dependiendo de quien lo mire, se entiende ¿no?). En estos días el caso de las modelos vinculadas a sitios de pornografía fueron objeto de audiencia pública en la Corte Suprema de la Nación. La búsqueda de determinados nombres en Yahoo! Argentina da por resultado una página en blanco con el mensaje: "Debido a una orden judicial solicitada por un particular, consideramos que es necesario retirar temporalmente todos los resultados (2,5 millones) de búsqueda relacionados con este investigación". Aquí es donde el punto se va poniendo lindo, porque vemos que así como puede servir para permitir que algo que a uno no le interesa que se difunda por no contar con nuestro consentimiento, también puede darse para el bloqueo de cuestiones que no tienen que ver directamente con uno por lo que debemos ser muy cuidadosos en no caer en extremos que lleven a la ineficacia de la información.-
Creo importante señalar que el derecho al olvido sólo debe referirse a la información que nosotros mismos generamos. La difamación ya posee los límites necesarios para lo que puedan decir de nosotros, por lo que la vía de remoción de esas cuestiones, me parece que deberían ir por andariveles separados.-
Desde mi muy personal punto de vista creo que los usuarios deberían poder eliminar aquella información que han brindado sobre sí mismos y la que no, pero les afecten, ya sea mediante palabras, hechos, gustos, mensajes y porque no, acciones, (no dejemos afuera a las fotos), también debería poder eliminarse aquellas condenas penales que hayan sido cumplidas, el mantenerlas creo no haría más que prolongar un escarnio que debería finalizar con el cumplimiento de la pena impuesta, sino para que meterlo en la cárcel, para que pedir justicia si lo que queremos es venganza.-
Algo de lo comentado en el párrafo precedente se está dando, cualquiera de nosotros (bah de los que tengan Facebook) puede modificar al punto de eliminar, añadir, mensajes o eventos de su linea de vida. Lo que debemos preguntarnos es si con esto basta, sino sería necesario acaso que haya una mayor transparencia, y no estoy hablando sólo de que esto sea un derecho o algo que las empresas entreguen como una concesión graciosa, sino apuntar a un criterio que permita al usuario tener mayor control de lo que hace (o no no hace) de su persona y datos.-
Richard Allan (funcionario de Facebook) ha sostenido que el “canje” es beneficioso para ambas partes, ellos dan un servicio gratuito y nosotros les damos nuestras vidas para que lucren.... Sería algo como: “Si usted no está pagando por algo en línea, usted es el producto”.-
Cae de maduro, y si no está maduro pues pongámoslo al sol para que madure más rápido, que tenemos un derecho al olvido, y con esto no quiero decir que seamos borrados de la faz de la red, significa que tenemos derecho a que se nos recuerde por aquello, que por ser nuestro, tenemos derecho a disponer.-

Autor: Guillermo Zamora
Fecha: 9/06/2014
Fuente: http://elderechoinformatico.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1751:derecho-a-olvidar-y-ser-olvidados&catid=25:general
0