Utilizaba un perfil falso en Facebook para corromper a varones adolescentes (LANACION.COM.AR)











Decía ser una joven de 13 años, pero era un profesor de musculación de 25
En las redes sociales se presentaba como Flopy Rodríguez. Decía ser una adolescente de 13 años vecina del barrio de Núñez, en la ciudad de Buenos Aires. Contaba, como cualquier chica de su edad, que su signo del zodíaco era Capricornio, que sus colores preferidos eran el violeta y el turquesa y que, además, era hincha de River Plate. Pero todo era una trampa.
El de Flopy era un perfil falso pergeñado por un hombre mayor de edad con el solo fin de captar adolescentes y corromperlos sexualmente. El verdadero usuario del perfil de Facebook era un joven de 25 años profesor en una "sala de musculación" de un gimnasio identificado como Leandro S., que entre octubre de 2011 y mayo de 2013 engañó a nueve adolescentes varones y los hizo desnudarse y masturbarse ante una webcam.
El acusado, según comprobó la Justicia, además grabó el material en su computadora personal.
Así lo sostuvo el fiscal de instrucción porteño José María Campagnoli en el requerimiento de elevación a juicio de la causa donde solicitó que el acusado sea juzgado por el delito de promoción de la corrupción de menores agravada por la edad de las víctimas, reiterado en nueve oportunidades.
"Leandro S., haciéndose pasar por una niña menor de edad y mostrando fotografías pornográficas, captaba la atención de jóvenes varones de entre 10 y 13 años de edad, a quienes a través de conversaciones de alto contenido sexual y aprovechando su inmadurez los inducía a que se desnudaran y masturbaran frente a una cámara de video, desde donde él los podía observar y grabarlos", sostuvo el representante del Ministerio Público en su dictamen, al que tuvo acceso LA NACION.
Según explicaron fuentes judiciales, todo comenzó cuando el padre de tres víctimas (dos mellizos que en el momento de los hechos investigados tenían 11 años y otro adolescente de 13) hizo la denuncia ante la Policía Metropolitana.
Después de la presentación del padre de las víctimas, Campagnoli, su equipo de colaboradores y el área de Cibercrimen de la Policía Metropolitana, al mando del comisionado Gabriel Rojas, comenzaron a investigar y descubrieron que el usuario Flopy Rodríguez de las redes sociales Facebook y ASK.fm utilizaba una IP cuya conexión estaba instalada en un departamento de la calle Deheza al 2300, en el barrio de Núñez.
Se hizo un allanamiento en el departamento donde el sospechoso vivía con su familia y se secuestraron "distintos soportes informáticos".

SETENTA Y CINCO VIDEOS

"Los técnicos de la Policía Metropolitana lograron comprobar la existencia de 75 archivos de video donde se observa a menores de edad masturbándose o con conductas de tipo sexual frente a una cámara web", afirmó Campagnoli en el pedido de elevación a juicio.
Uno de los primeros casos descubiertos por los investigadores ocurrió "en una fecha aún no determinada anterior a octubre de 2011, cuando un niño de diez años se contactó con la supuesta adolescente llamada «Flopy», quien lo indujo mediante conversaciones de chat de alto contenido sexual y el envío de fotografías pornográficas a que se mostrara desnudo y se masturbara frente a una cámara web", explicó Campagnoli. Según el fiscal, al menos en una oportunidad el acusado amenazó al menor en cuestión al decirle que si no accedía a enviarle más imágenes pornográficas de sí mismo publicaría en su perfil de Facebook un video de contenido sexual que él había grabado en el curso de sus interacciones.
En su perfil de Facebook, la falsa Flopy Rodríguez tenía 376 "amigos", la mayoría niños de entre 10 y 13 años. Como contacto no tenía ninguna persona adulta.
"El primer análisis de la información secuestrada en la casa del sospechoso permitió obtener dos videos, en uno de los cuales se aprecia a un menor masturbándose y en el otro, a un jovencito en ropa interior", afirmó Campagnoli, que en el momento del allanamiento pidió la detención de Leandro S., que logró el beneficio de la exención de prisión firmada por el juez Gustavo Pierretti.
Además de las nueve víctimas que lograron identificar el fiscal Campagnoli y los detectives de la Policía Metropolitana, en el dictamen el representante del Ministerio Público solicitó que se extrajeran testimonios para avanzar en la investigación "sobre las identidades de otros menores que aparecen en videos caseros de índole sexual".
Fecha: 24/11/2014
0