QUE UN SÓLO CHICO SEA VÍCTIMA DE GROOMING YA ES EL 100 POR CIENTO (WWW.NUEVODIGITAL.COM)


María Isabel Christensen y Claudia Roxana Domínguez, dos de las integrantes de ‘Mamás en líne@’.
















María Isabel Christensen y Claudia Roxana Domínguez, dos de las integrantes de ‘Mamás en líne@’.
Fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/PorLaLeyDeGrooming

La frase la dijo la madre de una víctima, en alusión a que no manejan estadísticas de chicos víctimas de grooming. Organizada el Frente Renovado local, se realizó una charla sobre ‘grooming’ (delitos sexuales a menores por Internet) por parte de la entidad ‘Mamá en líne@’, integrada por madres de víctimas y víctimas de grooming.

En el moderno salón de la Asociación Empleados de Comercio tuvo lugar una interesante charla sobre una problemática acarreada por Internet, que es el grooming, lo que se traduce al castellano como delitos sexuales contra menores de edad por Internet o telefonía celular. La organización de la charla estuvo a cargo de integrantes del Frente Renovador y tuvo como protagonistas de las disertaciones a integrantes de la organización no gubernamental ‘Mamás en líne@’: María Isabel Christensen, Claudia Roxana Domínguez y Leandro Galletti.
“Este tipo de charlas se basa en lo que es la prevención del grooming, está destinada a padres, profesores y todo adulto que esté en contacto con los chicos. Es importante estar alerta y cerca de los chicos cuando navegan por Internet y toman contacto con personas”, comenzó explicando Christensen.
Afortunadamente la legislación argentina sancionó el año pasado, en noviembre, la ley anti grooming, y el país cuenta con una importante herramienta legal donde está tipificado este tipo de delitos que atenta contra los menores de edad. “Una de las razones por las que nos conformamos como grupo es que somos madres de víctimas de grooming, sabíamos que cuando íbamos a hacer las denuncias nos encontrábamos con este vacío legal y fuimos los que luchamos por tipificarlo en el Código Penal. Se sancionó el 13 de noviembre de 2013, la ley 26.904, con la incorporación del artículo 131, que pena desde 6 meses a 4 años de prisión al adulto que contacta a un menor por cualquier medio, de telecomunicación o informático con la intención de satisfacer sus deseos sexuales o ir contra la integridad sexual de un menor. Sabemos que la pena es muy baja, pero al menos es un paso adelante en la lucha contra el grooming. Todavía hay mucho por cambiar, mucho por aprender”, se explayó Domínguez.

El testimonio de una víctima

Continúo su explicación diciendo que los diferentes sectores de la sociedad deben empezar a tomar responsabilidades y como padres transmitirles a los hijos la existencia del grooming, enseñarles a evitar personas desconocidas como contactos y estar cerca y atentos a los momentos en que navegan por las redes sociales o visitan páginas web. “Los peligros que encontramos en la vida real, también los encontramos en Internet”, resumió.
Leandro Galletti se sumó al grupo como víctima del grooming. A los 14 años fue engañado y cayó en manos de un perverso. “A mí me pasó en un momento en que era el traspaso de las aplicaciones Wapp a 3G en la telefonía móvil, Internet móvil, y a la hija de Rosa Castro la contactaron porque la conocían. A mí me apareció en el chat Ubbi, empezamos a chatear, a hablar hasta que nos encontramos y me levaron y naturalizaron que estaba bien tener relaciones sexuales con adultos. Yo tenía 14 años, la única forma de sanar ese dolor es generando esta prevención a nivel nacional”, relató Galletti.
Roxana Domínguez evocó el caso de Amanda Todd, una chica canadiense de 15 años que terminó quitándose la vida por haber sido acosada por cyberbulling, extorsionada con una fotografía de sus pechos, por parte de un acosador de Internet. Fue tal la humillación que sufrió, debido a que su acosador hizo circular su fotografía mostrando los senos entre sus compañeros de escuela, profesores y hasta familiares. “Antes de tomar la decisión de quitarse la vida, Amanda Todd dejó un vídeo en You Tube mostrando en carteles el padecimiento que tuvo y pidió a la sociedad ayuda y toma de conciencia respecto a este tipo de casos de extorsión, cyberbulling y grooming contra menores. Uno a veces no termina de entender el daño psicológico que causa en un niño o adolescente este tipo de casos. En nuestro país, lamentablemente, también tenemos casos de chicas que se suicidaron por ser víctimas de estos casos”, explicó.
Luego dijo que “siempre nos preguntan por estadísticas de grooming, pero estamos convencidos que un solo chico es el 100 por ciento”.

“Los padres deben estar muy atentos”

Domínguez aclaró que la campaña la hacen a pulmón, ya que no reciben apoyo oficial de ningún tipo, “caminamos con los que quieren caminar junto a nosotros”. “La principal medida de prevención es que los padres sepan qué hacen sus hijos en Internet, vigilarlos, saber quienes son sus contactos, que diálogos entablan. Existe un entramado psicológico complejo cuando un adulto contacta a un menor y lo intenta convencer de tener un acercamiento sexual o íntimo”, comentó Domínguez.
Por su parte, Galletti agregó que “existe una brecha generacional muy grande entre los chicos de ahora y sus padres, que no han acompañado a sus hijos en ese desarrollo del manejo de Internet, la redes sociales y las nuevas tecnologías en general. Cuando se produce ese abordaje psicológico, los chicos creen realmente que esas personas los quieren de verdad, que quieren lo mejor para ellos, que esa intención de verlos es genuina y real y que no les quieren hacer nada malo. Pero sucede todo lo contrario, porque esas personas se contactan para tener un beneficio sexual”.
Aclararon que se considera grooming a partir del contacto del adulto con el menor vía telecomunicaciones, de modo que está penado por la ley aunque no haya contacto físico. “Es como la antesala al delito de abuso sexual, porque se trata de penar el contacto virtual, ya sea por chat, vídeo conferencia, cámara, fotografías. Estamos hablando de cuando el adulto ejerce el poder sobre el menor, hay un abordaje psicológico muy perverso, donde le promete regalo, buen trato, contención”, explicó Domínguez, quien se refirió enseguida a los sentimientos que experimentan los menores víctimas.
“Aparece en los chicos el sentimiento de culpa, se siente ellos culpable de los que les sucedió, y hay que aclararles que ellos jamás tienen la culpa en estos casos. Cuando alguien abusa de un menor, los chicos jamás tienen la culpa. Sí aparece la vergüenza, el sentimiento de sentirse estafados y el dolor de haber sido abusados y engañados. Por eso el acompañamiento psicológico es muy importante en estos casos, más allá del apoyo judicial. Recorremos los municipios justamente para dar a conocer que el Estado debe garantizarles a los chicos sus derechos de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y el Adolescente”, se explayó.
Respecto a las denuncias, se pueden radicar en comisarías, fiscalías, a través del número 911 o comisarías de la mujer. “Es importante que sepan que la captura de pantalla del chat, de la imagen del adulto en la cámara web, sirven como prueba, además de lo que es el historial de Facebook o Google. Les damos a los padres los consejos acerca de cómo hacer los imprint de pantallas para tener pruebas. Somos una red con integrantes en distintas ciudades del país. Está Helena de Troya en Rosario, Rosa Castro en Cipolletti, Alicia en Trenque Lauquen, Mariela en Tucumán, Leandro en Tigre, Mabe de México y yo en Vicente López. Somos varias ong nacionales e internacionales que luchamos contra el grooming”, concluyó Domínguez.

Fecha: 18/7/2014
Fuente: http://www.nuevodiadigital.com/index.php/locales/15894-%E2%80%9Cque-un-s%C3%B3lo-chico-sea-v%C3%ADctima-de-grooming-ya-es-el-100-por-ciento%E2%80%9D.html
0