ACOSADA DURANTE 5 AÑOS EN FACEBOOK: EL ANGUSTIANTE RELATO DE SU MAMA (CLARIN.COM)

Mendoza

La adolescente tenía 11 años cuando un hombre la contactó engañándola. Desde entonces, su vida fue un padecimiento. Ahora, a los 16, se animó a denunciarlo.  Su mamá cuenta la historia: todavía no pudieron identificar al acosador. 

Con perfiles falsos en redes sociales, el acosador consiguió el teléfono de la menor. (BLOOMBERG)
Con perfiles falsos en redes sociales, el acosador consiguió el teléfono de la menor. (BLOOMBERG)
Con un falso perfil en Facebook y nombre de mujer, el acosador logró contactar a una nena de once años. La relación de amistad virtual fue creciendo. El consiguió su número de teléfono y las charlas se extendieron a WhatsApp. La menor supo que su contacto era un hombre, quien nuevamente usó un falso nombre para comunicarse. Comenzaron a intercambiar fotografías. Más adelante, el amigo virtual pidió con insistencia ver fotos de la chica desnuda. Lo consiguió. Luego, la amenazó con mostrarle al resto de sus amigos esas imágenes. La extorsionó durante cinco años. La adolescente no se animó a contárselo a su madre, pero buscó ayuda por Internet en una ONG que lucha contra el ciberacoso.
Ahora ella tiene 16 años y su caso de grooming, como se denomina el acoso cibernético, es investigado por la Justicia penal mendocina, que está tras los pasos del hombre. "Nunca llegó a juntarse con él, gracias a Dios", dice su mamá Carolina (42), que supo del padecimiento de su hija por una llamada de Grooming Argentina, la ONG a la que recurrió la menor. "El hombre le pedía fotos cada vez más insinuantes, la amenazaba con que iba a mostrársela a sus amigos y la familia", relata con angustia la mamá.
Los investigadores descubrieron que el acosador tenía muchos perfiles, en los que publicaba fotos de chicas desnudas. Aún no ha sido detenido. El caso es investigado por el fiscal Santiago Garay y el juez de delitos especiales Daniel Carniello.
La mamá de la adolescente contó a Clarín que desde hacía un tiempo, notaba comportamientos extraños en la menor. La adolescente mendocina es hija única y vive con su mamá, ya que su padre nunca convivió con ellas. "Abrió su perfil de Facebook a sus 11 años y yo lo revisaba cada tanto. Al principio, no sospeché del acoso porque el hombre se hacía pasar por una chica de su edad", dice la mamá.
Carolina cree que su hija "agarró confianza" y accedió a enviarle las fotos con "poca ropa" que le pedía su amigo virtual. A medida que su hija fue creciendo, resultó más difícil controlar con quién se relacionaba en las redes sociales: "Cambió la contraseña y me dejó fuera de sus amigos virtuales".
Las señales no tardaron en llegar: el año pasado la joven bajó sus notas en el colegio, estaba agresiva y comenzó con una anorexia nerviosa. "Noté que empezaba con problemas. Fue tratada por una nutricionista y un psicólogo por su anorexia, pero ninguno detectó lo que estaba pasando", explica la mamá.
A través de una llamada de Hernán Navarro, directivo de la Grooming Argentina, Carolina supo del acoso virtual que sufría su hija. "Traté de contenerla, no agobiarla. Hablé y pregunté por qué no se animó a contármelo si teníamos una buena relación". La respuesta de la chica fue determinante: "Sentía vergüenza y miedo". Por eso decidió pedir ayuda por otro lado.
Asesorados por la ONG, madre e hija fueron juntas a presentar la denuncia. "Declaramos las dos ante el fiscal. Yo sé un tercio de la historia", admite Carolina. Uno de los detalles que más la sorprendieron fue saber que el hombre se dirigía a su hija con un vocabulario soez, y de alto contenido sexual: "Espero tu foto para masturbarme", le decía el hombre.
Desde hace unas semanas, la madre cree que el hombre sabe de la denuncia porque las ha bloqueado de sus falsos perfiles. Antes se vengó: "Como no conseguía más fotos, le envió fotos de mi hija a dos de sus amigos del colegio", dice la mamá.
La adolescente no quiere hablar con la prensa, ni acepta ser fotografiada. "Está empezando a procesar todo lo que le ocurrió. Ahora está más tranquila, desde que el nos bloqueó", comenta Carolina.
El director de Grooming Argentina explicó que uno de los señuelos a los que más recurren los acosadores es el de ofrecerles a sus víctimas cargarles crédito en el celular a cambio de una foto íntima, y amenazar a nuevas chicas, mostrándoles esas fotos de víctimas anteriores. "Si bien muchos groomers encuentran una satisfacción sexual personal en este delito, también hay ocasiones en las que detrás de esto hay redes de pornografía y prostitución infantil", dijo Navarro.
El grooming puede ser la antesala a un delito más grave, como ocurrió en el caso Ludmila, una chica de 15 años que estuvo desaparecida una semana. Se sospecha que un jardinero que usaba perfiles falsos en Facebook la la tuvo secuestrada.
En el caso de la adolescente mendocina, la sensación de acoso envuelve a toda la familia: "Es espantoso. No te dejan vivir, invaden tu vida. Verla mal, con miedo, me hacía sentir culpable", confiesa la mamá.
Fecha: 22/10/2015
Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/chica-adolescente-acosada-internet-cinco-5-anos-grooming_0_1453654781.html
0