ACOSO, INJURIAS Y CALUMNIAS EN INTERNET: NADIE ES IMPUNE Y LA VÍCTIMA TIENE HERRAMIENTAS LEGALES (DIERIOJORNADAS.COM.AR)

Zamora confirmó que los casos más frecuentes que recibe es por violación de la privacidad, la intimidad, insultos e injurias a través de redes sociales. Dijo que “nunca se borra nada” en el mundo cibernético. Sugirió hacer capturas de pantalla, no contestar las agresiones y evitar el bloqueo del usuario.
Internet parece ser un mundo infinito y las redes sociales junto a los chat de telefonía celular aparentan gozar de toda impunidad. Lo primero es real, lo segundo no. Usuarios con identidades apócrifas (o no) avanzan sobre la privacidad e intimidad de otros. Disparan insultos e injurias sobre sus vidas y a veces, también acompañan con fotos y videos. La víctima tiene herramientas para defenderse: extrajudiciales y judiciales; personales y legales. “Lo que pasa en whatsapp es tan real como una conversación”.

Así define la comunicación virtual el prestigioso abogado de Trelew, Guillermo Zamora, especialista en Derecho Informático. En una entrevista con Jornada sintetizó el análisis y conocimiento que aplica y transmite en su trabajo diario, a través de la docencia universitaria y en cada conferencia a la que concurre en distintos países en donde es invitado con frecuencia.

Facebook y Twitter

Se refirió a la defensa que puede ejercer una persona que siente que su buen nombre y honor está siendo vulnerado por alguien a través de una cuenta de Facebook, twitter o bien, vía mail. No promete que es una tarea fácil. Pero tampoco imposible.

Es claro en sus conceptos. Explica que las opciones que tiene la víctima de un acoso, injuria o calumnia siempre son las mismas: extrajudiciales y judiciales; personales y legales que no es lo mismo en cada uno de los casos. Una acción personal es decirle a quien está difamando: mirá, soy una persona de carne y hueso que vos dijiste una barbaridad, me afectan las cosas. ¿Qué pasa?. “Pero rara vez se puede decir con calma”.

Sentencias

La otra opción es la legal que se trata de interponer una acción de amparo o medida precautoria para que se bajen de internet esos comentarios. “Acá en la provincia ya hay sentencias al respecto. Las tengo yo. Son sentencias mías contra Google para que enlaces de fotos de un cliente, como no podían bajarse, interpusimos medidas precautorias y el Juzgado Federal de Rawson ordenó que esos enlaces sean bloqueados. Se había puesto nombre y apellido, dni, domicilio,lugar de trabajo, etcétera de mi cliente. Conseguimos que cada vez que alguien pusiera esos datos, esas fotos no aparecieran”, ejemplificó.

Deslizó que puede procederse con algún tipo de acción por daños y perjuicios pero aclara que lo más difícil es la individualización del otro sujeto. “El mayor problema es el económico porque al igual que una prueba física se necesitan profesionales adecuados que realmente sepan dónde ir. Que esa prueba capturada en un juicio tenga un valor”, puntualizó.

Zamora, explicó que otra de las alternativas para “cortar” el daño que una persona está ejerciendo sobre otra, es citar a una mediación. “Que esa persona diga el nombre de quién cree que el autor de los comentarios con la intención de que el otro reconozca lo que hizo y revierta la acción. Quizás parezca que como no se ve la cara tras la pantalla, no pasa nada. Pero sí pasa. A diferencia de otras ramas del derecho, el conocimiento más profundo de terminadas cuestiones, permiten agilizar el proceso o producción de una prueba”, reveló.

Derecho informático

Hizo un paralelismo respecto al derecho clásico y el informático. Es para ejemplificar la complejidad del segundo. “Los que hacen Derecho clásico saben que para pedir una pericia sobre un coche van a un perito mecánico y se encarga. Uno mal que mal sabe qué le pasa al coche”, indicó.

No obstante, llegar a la prueba en informática no es tan complejo pero tampoco tan sencillo como en otras causas. La forma de capturar una prueba es distinta. Explica el profesional, que requiere la instrucción a personal capacitado respecto a qué es lo que se pretende obtener. Cuando se procede a instruir a un escribano o perito informático, se necesitan que se dé una serie de especificidades. Los procedimientos, tienen que ser efectivos para llegar a lo que se está buscando.

Responsabilidad

En el caso de redes sociales como “facebook” hasta ahora no hay legislación que extienda la responsabilidad de lo publicado a personas que por ejemplo pongan “me gusta” en un posteo que es dañino para otro usuario. Aunque sí –admite el abogado- puede extenderse a quien lo reproduzca.

Injuria

La injuria en tiempos de internet suele ser frecuente. Guillermo Zamora dio un ejemplo que siguió de cerca. Se trata de la causa en que una mujer fue a buscar a su hija a la escuela privada y había un albañil en la puerta. Estaba apoyado en un coche. La mujer le sacó una foto y la empezó a mandar por grupos, decía: “cuidado, está mirando a nuestros hijos, cuídense. Se publicó en facebook y hubo quienes comentaron que tenía cara de violador”.

La realidad, -reveló- era que el señor era changarín. Estaba fuera de esa escuela porque su hija estaba estudiando ahí becada. No podía tomar un colectivo. La iba a buscar y se iba caminando con ella. No era delincuente. “A la mujer se la condenó a 3 días de prisión y multa”, deslizó.

Dijo que esta persona, se enojó por la condena y dijo públicamente a través de los medios de comunicación que se le estigmatizaba. “En realidad, ella fue una opinóloga justiciera. Hay gente que dice sobre alguien: fíjense que es golpeador de mujeres, violador o que secuestró algún niño . Y otros empiezan a comentar. Son muchos los casos de estas características”, admitió.

La decisión de llevar a la justicia una injuria significa un dato no menor: es cuestión de dinero porque hay que conformar un grupo de profesionales capacitados para llevar a cabo las pericias.

“Nunca se borra nada”

Confirmó que en internet “nunca se borra nada”. Refirió que muchas veces funcionarios judiciales subestiman las denuncias elevadas argumentando que : ya pasó. Lo que se escribió se borró. Y sobre esto, Zamora advirtió que “no estamos hablando de la Nasa ni de nada complejo. A través de un software se puede averiguar todo. Hay seguimientos de publicaciones que se pueden hacer. Muchas veces, la dificultad es individualizar al autor del delito”, aclaró.

“Me hackearon”

Decir “me hackearon” la computadora no es una opción válida de defensa para tratar de zafar de la responsabilidad en caso de que la publicación haya ofendido a otra persona. “El IP es un numero que asigna el proveedor a tu computadora. Se puede saber de quién es. Se le pregunta a quien se lo asignó. Los problemas surgen cuando es wifi abierto o gratuito. Ahí no se pueden hacer seguimientos”, ejemplificó.

Aclaró que si en una entidad pública existen 25 computadores y desee allí salió el posteo ofensivo, se requieren prueban más meticulosas pero llegar al responsable no es una tarea imposible. “Si yo posteo algo desde mi propia computadora, se sabe”, aseguró.

El abogado atiende unos tres casos semanales vinculados a delitos informáticos. Los casos más frecuentes son la publicación de fotos de exparejas despechadas: hombres y mujeres. También ciberbullying, el acoso a través de las redes sociales. “ Fui abogado de Mercado Libre, atendí cuestiones de comercio electrónico. Ahora lo que abruma es la privacidad , la intimidad, insultos e injurias”.

Profesional y padre

“Como profesional y como padre, recomiendo que estén atentos a qué es lo que hace un chico. A los cambios de humor y de hábitos” expresó el profesional sobre los recaudos que se deben tomar con los menores que están frente a una pantalla y con conexión permanente a internet. “ Si bien suelen los adolescentes cambiar seguido de humor no cambian de hábitos. El que se conecta a una determinada hora, lo hace porque a esa hora se encuentra con determinado grupo de amigos. Si tenía un celular en la mano todo el día y deja detenerlo, es raro. El que comentaba mucho y no lo hace, es raro. Eso significa que algo alteró esa rutina y hay que estar atento”, sostuvo.

Útil o porquería

“Internet es una herramienta como un arma. Puede ser útil y una porquería según como lo use todo el día. El que está del otro lado no siempre es bueno”, advirtió Zamora. Y dijo además que todo lo que pasa en el chat de teléfono “whatsapp” es tan real como una conversación. “Y es más real todavía porque las interpretaciones tienden a ser muy distintas a las de la vida de real”, indicó.

Si hay algún problema, la sugerencia del letrado es realizar en forma inmediata la “captura de pantalla” como mínimo. No se debe pedir que se bloquee ni que se elimine. “Quien es perjudicado, debe asesorarse. Ver a un abogado que sepa sobre esto y pedir consejo. La captura de pantalla sola uno sirve, es una fotocopia. El juez puede decir que no sabe si es cierto”, manifestó.

Seguimiento
Los recaudos para llegar a confirmar la responsabilidad de un usuario son muchos. El seguimiento, debe ser meticuloso. “Hay que guardar las paginas y denunciar, no caer en la trampa de contestar. Se debe además, solicitar que el resto de amistades también denuncien para que la red social le de la baja”, reveló.

Privacidad de niños

Para finalizar, Zamora hizo hincapié sobre los límites en que se “debe respetar” la privacidad de los niños en las casas. “La privacidad del niño está en el baño. Nada más. Del resto, los padres deben tener conocimiento. Hay que estar muy atentos. Son personas y vulnerables a cualquier insulto”. Y agregó: “todos somos vulnerables. Los mayores a lo mejor más. Nos afecta más y nos preocupamos más sobre qué van a pensar nuestros padres, nuestros hijos, etcétera. Hay que contener lo que pasa ahí y buscar la ayuda. Hablar mucho con los chicos es también, la única forma de ayudar”, concluyó.#

Derecho informático

Guillermo Zamora es de los pocos profesionales que se dedican a la informática. Se recibió en la Universidad Nacional de Rosario, Santa Fe. Obtuvo posgrados de Derecho Informático de la Universidad de Buenos Aires (UBA).- “Contrato Telemático” – “ Introducción a la Informática y el Teleprocesamiento” – “Principio de Responsabilidad Civil” –Informática Jurídica”. Es especialista en Aspectos Regulatorios del Gobierno Electrónico, Informática Forense U.T.N. regional Avellaneda; en “Implementación de Estrategias de Gobierno Electrónico” – EducOAS – Escuela de Capacitación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y en Governanza – Gobierno Digital - Organización Universitaria Interamericana.

Es director director de Posgrado “Diplomatura en Derecho Informático y Nuevas Tecnologías” Universidad Nacional de Riop Negro, director de Posgrado “Diplomatura en Especialización en Derecho Informático” Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Es además, entre otros, docente de la cátedra: Legislación Comparada Universidad ULB3 Barcelona – España – Maestría en Derechos Digitales en la Sociedad de la Información, profesor adjunto por concurso Facultad de Ingeniería – Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, sede Comodoro Rivadavia, docente en “Master de Gestión Jurídica en Industrias Digitales” 2013 – ESNE Universidad de Diseño e Innovación en alianza con el Instituto de Derecho del Mercado y de la Competencia perteneciente a la Universidad Rey Juan Carlos (España), en “ Maestría en Derecho de las Tecnologías de la Información y Comunicación (MDTIC)” – 2013 – INFOTEC – (Fondo de Información y Documentación para la Industria (Infotec), adscrito al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de México.)

Autora: Lorena Leeming.

Fecha: 12/10/2015

Fuente: http://www.diariojornada.com.ar/141719/politica/Acoso_injurias_y_calumnias_en_internet_nadie_es_impune_y_la_victima_tiene_herramientas_legales
0